Pàgines

dijous, 19 de maig de 2011

Pierre Bergounioux



Como si fuera la luz de una estrella que viaja por el cosmos, y que a veces llega a los lugares muchos años-luz después, un gran escritor francés, Pierre Bergounioux,



que empezó a publicar en 1984 en Gallimard, Paris, aterriza en nuestras librerías traducido por varias personas y editado por editoriales diferentes, pequeñas como pequeño pero tenaz es su gesto iluminador del pasado, en la misma línea proustiana pero hacia el otro lado del espectro social. En Francia lo publica Verdier, la editorial del sur que publica también a Pierre Michon.


Días Contados abrió fuego en diciembre de 2010 editando La huella y Puntos Cardinales, en el mismo volumen. En la presentación de ese libro el editor dice que “su prosa bruñida y pulcra, una de las voces más genuinas de la literatura francesa actual, expresa de forma transparente un desnudamiento esencial que enfrenta sin reparo los miedos y las certidumbres: trabajo, arraigo, conciencia de la vulnerabilidad". La editorial anuncia para más adelante una selección de sus Cuadernos (que en francés se publicaron en dos volúmenes de unas 900 páginas cada uno), una estricta anotación de la vida cotidiana del profesor y escritor, marido y padre de dos hijos, diez años de vida adulta en cada volumen, cubriendo de 1980 a 2000: en ninguna otra obra literaria contemporánea se han puesto y tendido tantas lavadoras como en esos dos libros... y el propio escritor, no su mucamo; ahí la clara orientación obrera de su literatura, que deja espacio para la bella expresión estética en una cuerda floja de la que Michon se ríe a veces...

También menciona el editor de Dias Contados, y no se asusten, de un conocimiento de Hegel y Descartes para apreciar esa literatura. Precisamente la editorial Minúscula publica esta semana en catalán y castellano Una habitación en Holanda, una semblanza del exiliado Descartes en Holanda, lugar donde escribe su Discurso del método, y verdadero icono del gesto tenaz de Bergounioux: la historia de la escritura está llena de enfermos, exiliados, gente que está fuera de la realidad que describen, y sólo bajo esa condición pueden percibir detalles a los que quienes están viviendo directamente, como peces dentro del agua, no tienen acceso. Seguidor del sociólogo Pierre Bourdieu, escultor, entomólogo, un auténtico hombre inquieto, ha escrito más de 50 títulos, muchos de ellos escritos en la serenidad y el silencio de la madrugada. Como se ha comentado sobre las obras escritas de pie por Philip Roth y su especial tensión no sentada, muchos de sus libros huelen a alba, a ese momento increíble en que los ruegos mayas cuando la noche llega y lo sume todo en tiniebla son escuchados y el sol y la luz vuelven de nuevo a bañar la realidad.

Por último, Alfabia publicará de forma inminente el gran B-17 G, un libro sobre aviones y jóvenes inexpertos que lanzan bombas desde esos aviones en las guerras cruentas del siglo XX, sobre muchas cosas más: sobre Faulkner, uno de los grandes amores de Bergounioux, al que ha dedicado varios libros (Jusqu'à Faulkner, Agir,écrire), sobre los escritores americanos y su frescura respecto a los europeos...

No sólo a Jacinto Antón le gustará este libro, tiene todos los elementos —incluido un adorable postfacio de Michon titulado «Smith»— para seducir al lector amante de la literatura francesa y la literatura en general.

Jose, Laie Pau Claris