Pàgines

dimarts, 28 de maig de 2013

Los diarios de Trapiello, volumen 18



 
Acaba de aparecer Miseria y compañía, de Andrés Trapiello, en la editorial Pre-textos, que es ya el volumen número 18 de su diario, comenzado hace más de veinte años con El gato encerrado




Ha tardado dos años desde la publicación del anterior volumen: Apenas sensitivo. Sin exageraciones, es una obra maestra de la literatura española reciente. El nuevo volumen relata el año 2004.



Este efecto Döppler literario entre la escritura del diario y su publicación años después conlleva un juego de decantación de la materia cronológica y una conversión literaria de la experiencia, que en los últimos volúmenes está llegando a niveles bellísimos; no en vano estamos hablando de un poeta (sólo hay que leer su estupendo Segunda oscuridad, Pre-textos 2012) que también ha sabido escribir miles de páginas en su diario, el cual ha visto reducir el número de páginas en los últimos volúmenes, cosa que en mi modesta opinión le ha venido muy bien. También a finales de 2012 publicó su novela Ayer nomás (Destino), que fue (y no es un tópico) un éxito de crítica y de público.



Enesta entrevista para Jot Down, ilustra varios aspectos de su obra con su habitual ironía.




En el reciente Manual de uso del lector de diarios. Una selección bibliográfica, de José Luis Melero, que lista los mejores diarios existentes, se lo destaca como "uno de los grandes maestros del género", frase que subscribimos totalmente, muchos momentos buenos pasados leyendo esas miles de páginas, como una novela estupenda hecha de humor, de intrigas, de vida abundante, cotidiana y sublime, de penas, de un montón de cosas admirables.



Tiene cierta fama por los retratos sarcásticos de las prime donne del mundo literario, pero como dice en la entrevista eso es un porcentaje pequeño, y de hecho, son más numerosos los retratos cervantinos que los quevedescos, los elogios de amigos artistas que las maledicencias o ridiculizaciones de seres caricaturescos.



Recientemente, Trapiello reseñaba Autobiografía de papel de Felix de Azúa, y hay un maestro común a ambos que tiene un lugar destacado en ese libro y en el dietario recién publicado: Rafael Sanchez Ferlosio, que recibió el Cervantes en 2004, el año que se condensa admirablemente en esas 400 páginas nuevas, con ritos anuales, con novedades, repeticiones y variaciones estupendas, y ecos nuevos que introduce la edad. Nuestro escritor alcanza este año los 60 años, y he detectado un reciente tono de verdadera inspiración franciscana, como atestigua este fragmento del volumen anterior, Apenas sensitivo (pág. 294):



Qué fatalidad la de encontrarse pobre, sobre todo, de palabras, que son el quinto elemento junto al agua, el fuego, la tierra y el aire. Sólo ahora, aquí, parece volver uno a sentir que hay un tiempo distinto del que marcan los relojes en el que son dichosos el árbol y la piedra, apenas sensitivos, un tiempo en el que buscamos la savia de la piedra y en la raíz del árbol el oro indestructible, y la palabra que nombre todo eso, a la vez remedio y veneno, la que puede decir hermana rata, hermana rosa, hermanos pájaro y libro viejo, hermanos amigo y enemigo, hermano no saber, hermana duda, hermana nada, y en ella lo que es y seguirá siendo sin nosotros.



Desde aquí, invitamos a la lectura de ese nuevo volumen, y a la de los otros, muchos de ellos aparecidos en edición de bolsillo en Austral. 

José, de Laie Pau Claris

1 comentari:

andrés trapiello ha dit...

Querría pensar que es verdad lo que se dice en ese escrito, pero, como es fácil comprenderlo, no soy yo quién para decirlo. Sí, en cambio, tengo derecho y aun el deber de darle las gracias. Gracias, pues. Andrés Trapiello.