Pàgines

dimarts, 14 d’abril de 2015

Charles Simic en el laberinto de las novedades



http://www.laie.es/libro/mestre-de-disfresses/980533/978-84-9766-524-7Empezamos el pasado mes de marzo de 2015 con una estupenda tarde-noche poética alrededor del libro Mestre dedisfresses (de Eumo — Jardins de Samarcanda, 2014) del poeta Charles Simic, muy bien representado por el editor y poeta Antoni Clapés, la traductora Marta Pera —ganadora del premio Jordi Domènech 2014 por esta traducción— y el escritor Eduard Márquez, que nos deleitó con su entusiasmo por el autor. (Recientemente, le hemos leído defender al noruego Knausgård de la acusación de "banal" con esa misma pasión literaria).




http://www.laie.es/libro/el-monstruo-ama-su-laberinto/1026486/978-84-16193-96-7




Pues bien, aún acababa el mes y recibimos una novedad más del autor: El monstruo ama su laberinto. Cuadernos en ediciones Vaso Roto, que ya ha editado previamente 3 libros del autor ( los poemarios El mundo no se acaba —que ganó el Pulitzer— y Mi séquito silencioso  y sus deliciosas memorias, Una mosca en la sopa.)





Para acabar de redondear esta sincronización símica, han aparecido en los Estados Unidos dos nuevos libros en Ecco: el nuevo poemario, The Lunatic,  y una amplia antología de su prosa, The life of images.

En los Cuadernos, publicados en inglés en 2008, desfilan textos en prosa cortos y también multitud de aforismos muy variados, pero siempre interesantes, con el humor característico del autor (que en varios sitios de su obra declara agradecerle su llegada a Estados Unidos a la "agencia de viajes Hitler-Stalin").

Oficialmente tildado de surrealista (pero como él dice: ¿Qué es surrealismo en un país donde tanta gente asegura haber dado un paseo en ovni?), a menudo hace definiciones de la poesía como mirada heterodoxa ("La poesia es el canto de los gatos en el alfeizar de la ventana de la habitación donde se está dictando la versión oficial de la realidad" o de gozo creador ("Las palabras hacen el amor en la página como moscas en el calor del verano y el poeta es tan sólo el espectador desconcertado").

El autor es un magnífico reseñista de poesía (sobretodo en The New York Review of Books), un gran divulgador de obras de sus contemporáneos, muchas de ellas recogidas en volúmenes como Orphan Factory, o The metaphysician in the dark, o The renegade, donde incluía un artículo sobre Elizabeth Bishop, quien justamente es el objeto del nuevo libro de Colm Toibin, que acaba de salir en Princeton University Press, en la bellla colección Writers on Writers.

En el epílogo de Seamus Heaney comenta que el libro de Simic Dime-store Alchemy. On Joseph Cornell's Art (del cual tuvimos ejemplares hace unos años en su traducción mexicana de la UNAM, Alquimia de tendajón), y tuvo que ser un dolor de cabeza para libreros. Lejos de ello, bienvenidos todos y cada uno de los libros de este gran ser humano, que pronto cumplirá 80 años. Un aforismo en la página 103 de El monstruo ama su laberinto dice que "hay tanta verdad en la risa como en la tragedia".  En su libro The metaphysician in the dark (2003) me hizo conocer a Brendan Gill, un autor del New yorker, autor de una estupenda historia de la revista, Here at the New Yorker, del que cita con admiración y hace suya esta declaración de intenciones: "No existe la más mínima evidencia de que la vida sea seria, aunque a menudo es dura y terrible. Dicho esto, me apresuro a añadir que considerando que la vida siempre acaba mal para nosotros, en la ineludible catástrofe de la muerte, parece obvio que la primera regla para vivir tenga que ser pasárselo bien".  Prueben este libro u otro de Simic, conocerán a uno de los grandes poetas de nuestra época.

José, de Laie Pau Claris


2 comentaris:

Elena Rius ha dit...

Muy fan de Simic yo también. Hablé hace poco de él en mi blog: http://notasparalectorescuriosos.blogspot.com.es/2015/04/remedios-literarios-contra-el-insomnio.html
Este "Monstruo en su laberinto" será sin duda mi próxima adquisición.

lu dolz casademunt ha dit...

Enric, moltíssimes gràcies pel teu escrit sobre CAN BAYLINA. Se'm cauen les llàgrimes tot i que jo de petita era en un altre barri de l'Eixample. Vam coincidir tu i jo en unes sessions d'allò més entranyables i la veritat és que et recordo molt.

Potser SÍ que animaré a Oriol a escriure els 115 anys de CAN BAYLINA. Espero que ens ajudi's quan ens hi poguem posar.

Una abraçada molt forta.
Una companya de seminari... juliol 2013...

Lurdes Dolz